CIRUGÍA LASIK-PRK

¿QUÉ ES LASIK?

LASIK significa “Laser Assisted In Situ Keratomileusis”. Es una cirugía ambulatoria que corrige defectos ópticos como miopía, hipermetropía y astigmatismo, mediante el uso de láser para remodelar la córnea y mejorar el enfoque de las imágenes en la retina.

El procedimiento puede reducir o eliminar la necesidad de usar lentes ópticos o de contacto.

¿SOY UN BUEN CANDIDATO PARA LASIK?

Para ser candidato a cirugía LASIK, es necesario cumplir ciertos requisitos. El candidato debe tener más de 18 años, no estar embarazada ni en periodo de lactancia, y no sufrir ninguna enfermedad ocular. Además, debe haber mantenido una estabilidad refractiva durante al menos un año y tener un defecto visual dentro del rango de corrección del LASIK.

Es importante estar dispuesto a aceptar los riesgos inherentes al procedimiento quirúrgico, y discutir estos temas con el oftalmólogo, quien llevará a cabo un examen exhaustivo antes de recomendar la cirugía y evaluará cuidadosamente los riesgos y beneficios.

¿CÓMO ES LA CIRUGÍA?

La cirugía LASIK dura alrededor de media hora y se realiza en un área quirúrgica ambulatoria. Se comienza con la aplicación de gotas de anestésico tópico para insensibilizar el ojo, lo que puede provocar una ligera sensación de picor. Luego, se utiliza un sostenedor de párpados para mantener los ojos abiertos durante la cirugía y se prepara la zona quirúrgica corneal mediante un instrumento automático de microcirugía conocido como microquerátomo o láser de femtosegundo. Se crea un flap corneal de aproximadamente 110 micras. Es normal experimentar borrosidad visual durante y después de la cirugía.

Un láser pre-programado con la medida del ojo se utiliza para esculpir la córnea y cuenta con un rastreador del centro pupilar para detectar movimientos y evitar descentramientos. Una vez finalizada la remodelación corneal, el cirujano reposiciona y suaviza los bordes del flap corneal, que se adhiere automáticamente en aproximadamente dos minutos.

¿CÓMO VA A SER MI VISIÓN DESPUÉS DEL LASIK?

Es importante tener expectativas realistas al considerar realizarse LASIK. Aunque permite vivir sin lentes, no garantiza visión perfecta. Se recomienda conversar con el médico tratante al respecto. Más del 95% de las personas que se someten a esta cirugía, dejan los lentes en su vida diaria. Sin embargo, LASIK no corrige la presbicia, por lo que se deben buscar otras cirugías para corregir este defecto con un oftalmólogo.

Aproximadamente a los 40 años, casi todo el mundo que tiene una excelente visión a distancia deberá usar gafas para leer, con o sin cirugía refractiva.

Preguntas Frecuentes

¿QUÉ PASA DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Después de la cirugía LASIK, se colocará un protector plástico transparente sobre el ojo para proteger la córnea mientras sana. Se recomienda usar el protector por la noche durante los siguientes 7 a 10 días. Puede experimentar una sensación de arenilla o cuerpo extraño temporalmente, pero esto desaparece en unas pocas horas. Se proporcionarán gotas para los ojos para ayudar a la cicatrización y aliviar la sequedad. La recuperación suele ser rápida y cómoda, y es probable que se sienta cómodo con su nueva visión al día siguiente.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS, COMPLICACIONES Y LOS EFECTOS SECUNDARIOS?

La cirugía LASIK presenta riesgos y posibles complicaciones, como sub o sobre corrección del defecto óptico. Sin embargo, estas complicaciones pueden ser solucionadas con un retoque o reproceso con el mismo láser. La mayoría de las complicaciones pueden ser tratadas sin pérdida de la visión. Los efectos secundarios transitorios pueden incluir molestias como sensación de arenilla o dolor leve, visión borrosa, picazón, sequedad, y sensibilidad a la luz. Casi todas las personas experimentan sequedad en los ojos y visión fluctuante durante los primeros días o semanas después de la cirugía. La infección o inflamación post operatoria es una posibilidad con cualquier cirugía, incluyendo LASIK, pero pueden ser tratadas con antibióticos o anti inflamatorios al momento del diagnóstico.