IRIDIOTOMÍA

IRIDIOTOMÍA

La iridotomía con láser es un procedimiento altamente efectivo y seguro, utilizado para tratar ángulos estrechos, así como el glaucoma crónico y agudo de ángulo cerrado. Su objetivo fundamental es prevenir el impacto devastador de un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado, ya que este tipo de crisis puede ocasionar consecuencias graves e irreversibles para la visión, comprometiendo la calidad de vida del paciente.

En consecuencia, abordar esta condición de forma inmediata se convierte en una medida crucial y necesaria para prevenir complicaciones serias que podrían surgir si no se actúa a tiempo.

¿Como es la Cirugía?

La iridotomía con láser implica crear un orificio en el borde del iris, abriendo el ángulo y mejorando el drenaje del líquido. Se recomienda para ojos con ángulo cerrado, alta presión ocular o glaucoma. En casos de ángulo cerrado con presión ocular normal y sin daño en el nervio óptico, puede ser preventiva.

 

Un estudio reciente y prospectivo con numerosos ojos encontró bajo riesgo de desarrollar alta presión ocular. El riesgo fue menor en los ojos que recibieron iridotomía láser en comparación con los que no la recibieron. Este procedimiento resulta beneficioso para prevenir complicaciones en ciertos casos de ángulo cerrado con presión ocular normal.

Riesgos:

Algunos posibles riesgos asociados con la iridotomía con láser incluyen el aumento temporal de la presión ocular, sangrado y la presencia de inflamación en el sitio donde se aplicó el láser. En ocasiones, puede producirse un cierre de la iridotomía, lo que requeriría repetir el tratamiento.

En raras ocasiones, pueden presentarse efectos visuales adicionales, como luces brillantes, destellos o visión doble en el ojo tratado. Es importante tener en cuenta que estos riesgos son generalmente temporales y que el procedimiento es considerado seguro y efectivo en la mayoría de los casos.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo es la Cirugía?

La iridotomía con láser es un procedimiento en el que se crea un orificio en el borde externo del iris, lo que aumenta el ángulo y mejora el drenaje del líquido ocular. Se recomienda para ojos con ángulo cerrado y alta presión ocular o glaucoma. También puede ser utilizado como medida preventiva en casos de ángulo cerrado con presión ocular normal y sin daño en el nervio óptico.

Un estudio reciente encontró que la iridotomía láser reduce el riesgo de desarrollar alta presión ocular en ojos con estas características. Por lo tanto, este procedimiento demuestra ser beneficioso en la prevención de complicaciones en ciertos casos de ángulo cerrado con presión ocular normal.

Riesgos:

La iridotomía con láser puede tener algunos riesgos temporales, como aumento temporal de la presión ocular, sangrado e inflamación en el sitio del láser. En ocasiones, podría cerrarse la iridotomía, requiriendo repetir el tratamiento. En casos raros, pueden surgir efectos visuales adicionales, como luces brillantes, destellos o visión doble en el ojo tratado. A pesar de estos riesgos, el procedimiento es considerado seguro y efectivo en la mayoría de los casos.