REFRACCIÓN CON CICLOPLEGÍA

Refracción con cicloplejía

La cicloplejía es la parálisis del músculo ciliar, ubicado en el interior del ojo, que controla la acomodación. La acomodación es la capacidad del ojo para enfocar objetos a diferentes distancias ajustando la forma del cristalino, el lente interno del ojo. Cuando se produce cicloplejía, la acomodación se bloquea y el cristalino no puede enfocar correctamente.

En los niños, la acomodación es muy activa y puede ocultar problemas visuales como la hipermetropía o exagerar la miopía. Por esta razón, es imprescindible realizar la cicloplejía en los exámenes oftalmológicos pediátricos y en los niños con ambliopía. Al obtener medidas de refracción reales, sin la influencia de la acomodación, se logra un diagnóstico más preciso y se asegura un tratamiento adecuado para mejorar la visión. La cicloplejía es una herramienta esencial para evaluar la salud ocular en los niños y garantizar su correcto desarrollo visual.

Preguntas Frecuentes

Cicloplejía

La cicloplejía es la parálisis del músculo ciliar en el ojo que controla la acomodación, la capacidad de enfocar objetos a diferentes distancias ajustando el cristalino. La cicloplejía bloquea la acomodación, lo que afecta el enfoque adecuado del cristalino.

En niños, la acomodación es muy activa y puede ocultar problemas visuales o exagerarlos. Por ello, es esencial realizar la cicloplejía en exámenes oftalmológicos pediátricos y en niños con ambliopía. Esto permite obtener medidas de refracción precisas, sin la influencia de la acomodación, para un diagnóstico acertado y un tratamiento adecuado que mejore la visión. La cicloplejía es fundamental para evaluar la salud ocular en niños y garantizar su correcto desarrollo visual.